Google+

Entradas populares

Comparte

La increíble épica

jueves, 24 de febrero de 2011

Android






















En una estación espacial Klaus Kinski y su ayudante Max, que es un  retardado mental, investigan para crear el androide perfecto: un robot con aspecto de mujer asombrosamente real. Vamos, el sueño de la compañía norteamericana de muñecas para follar Real Doll.

¿No habeis oido hablar de ellas? Por algo así como un millón de pesetas, seis mil euros o un porrón de dólares, os mandan a casa una muñeca sexual totalmente personalizable a gusto del cliente, de una calidad y realismo realmente muy notable, y como no, a tamaño real.

Los responsables son una compañía de efectos especiales que se encarga de construir esos juguetes para adultos que aunque parezca raro, tienen una gran demanda, sobre todo en paises como Japón.




 


domingo, 20 de febrero de 2011

Meteor











































 Un enorme y destructivo meteoro se precipita por el espacio hacia la Tierra pulverizando a continuación toda la vida existente en este pequeño planeta.



Unos aluden a que este género catastrofista estaba ya en completa decadencia, y los films afines que se realizaban ya no interesaban a nadie: películas llenas de actores famosos y con numerosas escenas de destrucción y efectos especiales a la antigua.



Yo creo que la idea es buena, con posibilidades de rendimiento comercial.

El problema de films como Meteoro es que el guión era tan simple como infantil.

El problema del meteoro se soluciona en esta peli con dos enormes artefactos espaciales productos de la guerra fría, que son dos satélites militares armados con misiles nucleares dejen de apuntar a las naciones rivales.



Es decir que el satélite militar secreto ruso Pedro el grande, y el norteamericano Hércules, cambian sus objetivos terrestres, por un común en el espacio, que es el meteoro de los cojones.

IMPAGABLE (ver foto con la flecha verde) es ver como vuelan juntitos y cogidos de la manita los misiles rusos y los norteamericanos en dirección al meteoro. Patético.

Los problemas del film es su guión risible, simple, lleno de clichés baratos de la guerra fría, que lo único que hace no es sacar partido del elenco de actores, sino ponerlos en ridículo delante del público.



pero el público no venía a pagar por ver el peluquín de Sean Connery o los sombreos de Karl Malden sino POR VER efectos especiales, destrucción, etc...

Lo alucinante es que este film de 16 millones de dólares de prespuesto se gastó lo equivalente a la que pueden gastar cuatro colegas de acampada en latas de mejillones en escabeche, en los efectos especiales un tanto malitos.



La avalancha en el pueblo de montaña es penosa. Las destrucciones de los edificios son demoliciones de edificios reales, maquilladas con filtros rojizos en post-producción. Los efectos se basan en torpes superposiciones de aguas en movimientos con tomas reales del rodaje.

El tsunami es una ola grabada en alguna playa, y el tsumani reventando una ciudad pues mas superposiciones penosas de video.

¿Cómo un film de estas características pudo tener unos efectos especiales tan malos y descuidar de semejante manera ese aspecto tan importante y efectivo, de las producciones catastrofistas?

En fin... Tuvimos que esperar casi dos décadas a la sensacional Armageddon (1998) y la entretenida Deep impact (1988) para tener películas de calidad sobre meteoros y cometas poniendo en peligro a la especie humana.

Un film de catástrofes realmente FLOJO en lo argumental y LAMENTABLE en lo visual.